Twitter icon
Facebook icon

Acerca de su historia

La Quebrada de Purmamarca se abre en la pared oeste de la de Humahuaca y llega hasta ella después de un recorrido de 50 km. partiendo de los 4.200 m. de altura, en el Abra de Pives por la que se baja desde la Puna. En el primer plano unas formas montañosas menores ofrecen un rojo tan intenso y morfológicamente tan variado que llegan a definir un paisaje excepcional en medio de una región que se distingue por su cromatismo exuberante.

 

Santa Rosa de Purmamarca

Fue el pueblo de indios más tardío en su conformación. El espacio elegido para levantarlo fue en las márgenes del río de Purmamarca, a una legua del sitio en el que la quebrada que lleva su mismo nombre se encuentra con la de Humahuaca. Fue uno de los últimos de la región, ya que recién fue fundado por su tercer encomendero, Martín de Argañaraz. Desde su fundación tanto la iglesia como el pueblo fueron puestos bajo la advocación de Santa Rosa de Lima, este hecho indicaría que la misma  se realizó en la segunda mitad del siglo XVII, ya que Santa Rosa de Lima fue canonizada en 1671.

La gente de la encomienda de Purmamarca poseía tierras antes de la fundación del pueblo colonial, ya que en 1612, cuando el visitador Alfaro ratifica la posesión de las tierras de comunidad de los integrantes de Tilcara, convoca al cacique de Purmamarca como vecino a fin de que controlara la posesión, aunque no sabemos si la mantuvo a lo largo del siglo XVII.

La parcialidad de los Purmamarca fue una de las que integró la entidad cultural más amplia de los Omaguaca y fue conquistada y encomendada luego del episodio en el que se enfrentaron, a fines del siglo XVI, el fundador de Jujuy, Francisco Argañaraz con Viltipoco, el cacique de los Purmamarca.

El poblado mismo es caso típico de pueblo de encomienda asentado probablemente en el mismo lugar en donde estuvo el viejo pueblo prehispánico y en el cual la iglesia, edificada en su borde, fue junto con la plaza, punto de partida y modelo para la modificación gradual del aspecto del poblado.

El plano de Purmamarca muestra una clara organización centrífuga de calles ortogonales a partir de los dos módulos casi iguales de la iglesia – atrio y de la plaza. Esta traza quedó así reorganizada a finales del siglo XIX, mientras que el “amojonamiento y deslinde del pueblo se concretó en 1858.

En 1913, por Ley N° 227, la Legislatura de la Provincia nombró la primera  Comisión Municipal de Purmamarca.